México se convirtió en el más firme apoyo de Uruguay al rechazar que sea un paraíso fiscal como afirmó recientemente el presidente de Francia Nicolás Sarkozy, quien advirtió que el país sudamericano podría ser expulsado de la comunidad internacional.

"Quiero expresar con toda claridad que el Foro Global sobre Transparencia e Intercambio de Información en Materia Fiscal que es parte del G20 es una entidad neutral de carácter técnico que no utiliza desde hace tiempo el término paraíso fiscal, como en algún momento injustamente se hizo alusión al Uruguay, para referirse a ningún país o jurisdicción", dijo el presidente mexicano Felipe Calderón tras reunirse el miércoles con su par uruguayo José Mujica en Guadalajara.

Agregó que "Uruguay ha asumido... de manera voluntaria los compromisos y las reglas establecidas en dicho foro. Quiero reconocer el enorme esfuerzo que la República Oriental del Uruguay ha venido haciendo no sólo al suscribir esos compromisos sino por haber avanzado ya en 10 de los 12 compromisos".

Al fin de la última reunión del Grupo de los 20 (G20) en Cannes, Francia, Sarkozy enumeró una serie de supuestos paraísos fiscales entre los que mencionó a Uruguay, lo que provocó un entredicho diplomático. Uruguay convocó a su embajador en Francia y la cancillería protestó ante el representante francés.

Brasil y Argentina, miembros del G20 y del Mercosur junto a Uruguay y Paraguay, guardaron distancia de la controversia.