El gobierno de México ofreció el jueves disculpas públicas por la desaparición forzada de un líder comunitario en la década de 1970 durante una época de represión oficial contra grupos insurgentes conocida como "guerra sucia".

La disculpa es parte del cumplimiento de una sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH), que a finales de 2009 condenó a México por la violación de los derechos de Rosendo Radilla Pacheco, desaparecido en un retén militar del estado sureño de Guerrero el 25 de agosto de 1974 y cuyo caso ha sido considerado por organizaciones civiles como paradigmático de la represión de esos años.

"Como gobierno responsable y comprometido con la democracia y el estado de derecho, ofrecemos disculpas a la familia del señor Rosendo Radilla Pacheco, por su desaparición forzada y por el sufrimiento que ha padecido su familia durante estos 37 años", dijo el secretario de Gobernación en funciones, Juan Marcos Gutiérrez, en un evento realizado en la municipalidad de Atoyac de Alvarez, en Guerrero, en donde también develó una placa en memoria del líder comunitario.

La familia de Radilla había dicho que no asistiría al acto porque el gobierno decidió unilateralmente la fecha de la ceremonia.

Radilla fue un líder social en Atoyac de Alvarez y simpatizante de los movimientos guerrilleros que en la época existían en el estado, lo cual lo llevó incluso a componer algunas canciones en los que elogiaba a líderes rebeldes.

Esta es la segunda ocasión en dos semanas que México ofrece disculpas públicas por sentencias de la CorteIDH. La primera fue por el asesinato de tres jóvenes mujeres en un campo en la localidad fronteriza Ciudad Juárez en 2001.

"Reconocemos públicamente la responsabilidad que tiene el Estado mexicano por la violación a los derechos a la libertad personal, a la integridad personal, al reconocimiento de personalidad jurídica y a la vida del señor Rosendo Radilla Pacheco", dijo Gutiérrez, quien funge como secretario de Gobernación tras el fallecimiento del titular, Francisco Blake, al desplomarse la semana pasada el helicóptero en el que viajaba con siete personas más.

Hace unos días, autoridades realizaron por tercera ocasión excavaciones en un área que ocupaba hace décadas un cuartel militar en busca de los posibles restos de Radilla, aunque hasta ahora no se han dado a conocer los resultados.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos de México documentó en el 2001 la desaparición forzada de 275 personas durante la "guerra sucia", aunque organizaciones civiles han dicho que la cifra supera las 1.200, de las cuales más de 400 ocurrieron sólo en Atoyac.