El arquero del Cruz Azul Jesús Corona dijo el jueves que quiere olvidar lo que ocurrió la temporada pasada en Morelia cuando agredió al preparador físico de los Monarcas luego de que el club capitalino quedó eliminado en las semifinales del Clausura 2011.

Tras los hechos violentos, Corona fue castigado con seis partidos por la agresión a Sergio Martín y además fue relegado del seleccionado mexicano que disputó la Copa de Oro.

"Son cosas que ahí quedaron y de las que uno aprendió", dijo Corona, quien le dio un cabezazo a Martín al final del partido. "Esto es una oportunidad de dejar atrás lo vivido y de seguir adelante".

Además de Corona, su compañero argentino Christian Giménez golpeó a un aficionado. Ambos fueron el reflejo de la frustración de un Cruz Azul que no ha ganado un título desde el Invierno de 1997.

"Nos equivocamos, pero eso quedó en el pasado y ya se hizo lo que se tenía que hacer y no hay nada de rencores", agregó el portero, quien ayudó a México a lograr la medalla de oro en los pasados Juegos Panamericanos.

Debido a la suspensión que le impuso la Comisión Disciplinaria y a su participación en la justa continental de Guadalajara 2011, Corona sólo pudo jugar siete de los 17 encuentros de temporada regular con la Máquina, que a pesar de eso terminó como el segundo mejor equipo del Apertura.

Ahora, Cruz Azul es favorito para imponerse a un Morelia que tras ser subcampeón del torneo pasado, ahora terminó en séptimo lugar de la clasificación.

"Por la tabla somos favoritos pero estamos conscientes de que tenemos que demostrarlo dentro de la cancha", agregó Corona. "Es una buena oportunidad para dejar atrás los recuerdos de esa mala anécdota".

Corona, quien llegó a Cruz Azul hace poco más de un año, es considerado uno de los mejores porteros en México y se pensaba que era la pieza que le faltaba a la Máquina para ser campeón, algo que no ha ocurrido.

"Hay que saber jugar las liguillas y nosotros nos hemos equivocado y hemos quedado fuera. Creo que debemos saber manejar las liguillas", agregó.