Europa necesita considerar medidas para promover el crecimiento que no cueste dinero de inmediato mientras trata de controlar su crisis de deuda, declaró el jueves la canciller alemana Angela Merkel.

La gobernante destacó la importancia de medidas tales como reformas a los sectores del mercado laboral y de servicios. Merkel destacó la necesidad de tener paciencia al señalar que no se puede esperar que se vean los efectos de las reformas laborales en sólo unos cuantos meses, sino que tomará dos o tres años de trabajo.

Merkel ha hablado recientemente contra nuevos programas de estímulo.

El jueves la canciller nuevamente destacó su compromiso para encontrar "soluciones políticas" y su oposición a confiar en las facultades del Banco Central Europeo. También llamó a rápidas negociaciones sobre los planes para reducir las deudas de Grecia.