Las autoridades estadounidenses enviaron citaciones judiciales a las oficinas de la firma de inversión MF Global, que protagonizó a finales de octubre la octava mayor quiebra en la historia de Wall Strreet, para investigar el desvío de unos 600 millones de dólares en fondos de sus clientes.

Así lo aseguró hoy The Wall Street Journal, que cita fuentes familiarizadas con el caso que aseguraron que los requerimientos judiciales ("subpoena") enviados por los fiscales federales de Nueva York y Chicago a MF Global muestran que el Departamento de Justicia ha intensificado la búsqueda de los 600 millones de dólares.

La investigación criminal contra la firma de inversiones, que fue fundada en 1997 por el exgobernador de Nueva Jersey Jon Corzine y que se vio obligado a renunciar al frente de MF Global el pasado 4 de noviembre, también está siendo llevada a cabo por agentes de la Oficina Federal de Investigación (FBI), según el citado diario.

Un abogado de la firma, Kenneth Ziman, afirmó hoy durante una audiencia en el tribunal de bancarrotas de Manhattan que lleva su caso que la compañía se siente en estos momentos "asediada" por las peticiones de documentación y evidencias que le han llovido de parte de los reguladores.

Además, está previsto que el juez considere la petición del abogado James Giddends, encargado de supervisar la liquidación de MF Global, para liberar unos 520 millones de dólares de los fondos de la firma que fueron congelados por las autoridades, y que permitiría a los clientes afectados recuperar parte del dinero perdido.

Desde que se acogió a la ley de quiebras el pasado 31 de octubre, MF Global ha despedido a un millar de empleados de su unidad de correduría, que planea cerrar definitivamente, según han asegurado desde el fideicomiso que se encarga del proceso de liquidación de la firma de inversiones.

Desde que inició los trámites para acogerse al Capítulo 11 de la Ley de Bancarrotas de Estados Unidos, la firma ha estado bajo escrutinio de las autoridades reguladoras estadounidenses por la supuesta desaparición de más de 600 millones de dólares en fondos de sus clientes en los días previos a su quiebra.

MF Global admitió días después ante las autoridades reguladoras de Estados Unidos haber desviado fondos de sus clientes para intentar vender la empresa a la firma Interactive Brokers Group el fin de semana antes de ir a la bancarrota, publicó entonces The Wall Street Journal.

Según la documentación presentada ante el Tribunal de Bancarrotas de Manhattan, los activos de MF Global Holdings alcanzan 41.050 millones de dólares, mientras que su deuda se coloca en los 39.680 millones de dólares, lo que convierte esa quiebra en la octava mayor de la historia de Estados Unidos.

La quiebra se produjo una semana después de que revelara que registró unas pérdidas de 191,6 millones de dólares en el segundo trimestre, tras verse golpeada por la crisis de deuda europea debido a su portafolio de 6.300 millones de dólares en bonos del Tesoro de países como Bélgica, Italia, España, Portugal e Irlanda.