España colocó hoy 3.562 millones de euros en obligaciones a diez años, pero a costa de subir su interés al 7,088 por ciento, el más alto desde 1997.