Durante la mayor extinción en masa, la Tierra se parecía mucho a como se describe el infierno: ardiente, humeante y explosivo, un ambiente provocado por erupciones volcánicas de gran magnitud, según una nueva investigación en China.

En términos geológicos fue sorprendentemente rápida, y podría servir de dura lección sobre el cambio climático en el futuro, dicen los autores del estudio. Fue la tercera de cinco extinciones en la historia del mundo, incluso antes de la aparición de los dinosaurios.

Esta extinción liquidó más de tres cuartas partes de la vida sobre el planeta en un acontecimiento que los científicos han calificado como la Gran Mortandad. Las excavaciones chinas suministran nuevos datos y detalles del hecho, que ocurrió al final del período pérmico. Ocurrió hace 252 millones de años y pudo haber durado menos de 100.000 años, mucho menos de lo que suponían los científicos, según el estudio publicado el jueves en la revista Science.

El estudio también avala el concepto científico prevaleciente de que la enorme mortandad fue causada por un cambio drástico de clima — un calentamiento global de estilo prehistórico — desencadenado por actividad volcánica muy superior a los niveles actuales.

La investigación también insinúa que la explosión de anhídrido carbónico y metano en la atmósfera que desencadenó la matanza sólo tomó 20.000 años, menos de lo que se creía, aunque el daño ecológico duró más.

Además estallaron incendios devastadores en todo el mundo, y no solamente donde hicieron erupción los volcanes, agrega el informe.

"Imaginemos que el Amazonas se seca y se quema", dijo el coautor del estudio Douglas Erwin, un curador de paleobiología en el Instituto Smithsoniano. "Era una época terrible. Moría del 75% al 90% de todo lo que había en el planeta".

Fue la única extinción masiva en la historia que mató insectos resistentes, agregó. Después quedaron muy pocas especies el mundo, y tenían poca diversidad entre regiones diferentes. Más adelante llegó la era de los dinosaurios y los mamíferos.

El estudio se basa en más de dos docenas de muestras de suelo, tanto en tierra como bajo el agua, a lo largo de miles de kilómetros (millas) en el sur de la China. Pero deberían ser representativas de todo el mundo, dado el desplazamiento de los continentes en los últimos 250 millones de años, dijo el autor central, Shu-zhong Shen, del Instituto de Geología y Paleontología de Nanjing. El estudio también ofreció la primera evidencia de que la mortalidad en mar y tierra ocurrió al mismo tiempo.

Erwin dijo que el clima cambió debido a la rápida infusión de anhídrido carbónico y metano en el aire. Este estudio no determina cuánto se calentó, aunque otra investigación calculó que las temperaturas subieron hasta 6 Celsius (9 F), lo que hizo que la temperatura fuera por lo menos 9 C (15 F) más que en la actualidad.

Esos gases de efecto invernadero que atraparon el calor fueron presumiblemente liberados debido a una inmensa actividad volcánica, principalmente en Siberia, afirmó. Las erupciones — quizá cientos de ellas con duración de miles de años — despidieron más carbono y magma que lo que la Tierra ha presenciado durante decenas de millones de años.

Richard Twitchett, de la Universidad de Plymouth, en Gran Bretaña, calificó el estudio como "una excelente ilustración de cuán lejos hemos llegado para comprender la mayor extinción en la historia de la vida sobre la Tierra".

Pero Luanne Becker, ex geoquímica en la Universidad de California en Santa Bárbara, disintió con la conclusión de Shen acerca de la causa de la mortandad. Becker adhiere a la opinión minoritaria de que un asteroide o cometa que hizo impacto en la Tierra causó esta extinción.

______

En internet: http://www.sciencemag.org