La economía brasileña sufrió una contracción de 0,3% en 2009, en el auge de la primera parte de la actual crisis global, una baja menor al 0,6% de crecimiento negativo calculado originalmente, informó el jueves el organismo oficial de estadística.

El Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) revisó las cifras del producto interno bruto (PIB) de 2009, cuando la economía del país sudamericano registró un crecimiento negativo como consecuencia de la crisis global que comenzó a afectar al país en 2008.

La cifra revisada indica que el PIB tuvo un decrecimiento menor del originalmente previsto, aunque el cálculo confirmó que la economía registró datos negativos.

El decrecimiento de 0,3% fue la única vez en el gobierno del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) que la economía brasileña se encogió comparada con el año anterior.

Entre 2004 y 2007, la economía creció un promedio de 4,7% y se expandió 5,2% en 2008 pese a que la crisis comenzó a golpear al país en el último trimestre de ese año. En 2010 el PIB creció 7,5%.

En valores corrientes, el PIB de 2009 fue de 3.239 billones de reales (1.840 billones de dólares al cambio actual).