La secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, recorrió hoy uno de los centros de damnificados por las graves inundaciones en Tailandia, país al que ha ofrecido unos 11 millones de dólares para paliar los daños causados por el desastre.

"Estamos trabajando conjuntamente con el Gobierno", dijo Clinton al entrar al gimnasio del complejo del estadio nacional Ratchamangala de Bangkok donde se alojan unas 1.400 personas.

La secretaria de Estado juntó las dos manos para hacer el tradicional saludo tailandés a los refugiados con los que habló interesándose por su situación en el centro donde desde hace más de un mes pasan las noches durmiendo en colchones azules junto a las escasas pertenencias que pudieron llevarse de sus casas.

A su llegada al complejo, Clinton fue informada por altos cargos del gobierno tailandés y personal de cooperación y militar norteamericano sobre el estado de las inundaciones y el apoyo que proporciona EEUU.

Clinton anunció ayer una ayuda económica de 10 millones de dólares para proyectos de rehabilitación y programas de asistencia humanitaria, que se añadirán al 1,1 millones que ya fueron aportados a través de la Cruz Roja tailandesa.

"Apoyamos la recuperación de Tailandia como socio comercial, en inversión y desarrollo", dijo la jefa de la diplomacia estadounidense en conferencia de prensa.

Clinton añadió: "ahora nos centramos en las necesidades más inmediatas del pueblo tailandés, pero vamos a seguir aquí durante el tiempo venidero".

Parte de la ayuda económica ofrecida por Washington se dirigirá a reparar los daños en el aeropuerto de Don Muang, rehabilitar comisarias de Policía dañadas por las inundaciones en la meseta central y a restaurar las centenarias ruinas de Ayuthaya, la antigua capital.

Clinton se entrevistó ayer con la primera ministra tailandesa, Yingluck Shinawatra, a su llegada a Tailandia y, tras la visita de hoy al centro de acogida, partió hacia Bali (Indonesia) para participar en las reuniones de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN).

El departamento para la Prevención y Mitigación de Desastres de Tailandia elevó hoy a 567 los muertos por las inundaciones que persisten en 22 provincias y sitúan en 5 millones los damnificados.

Las inundaciones, que han obligado a cientos de miles de personas a vivir en centros de evacuación, comenzaron el pasado julio con el desbordamiento de ríos y pantanos del norte y la región central a raíz de las copiosas lluvias del monzón y de tres tormentas tropicales seguidas.