La policía federal brasileña comenzó a investigar un derrame en un yacimiento submarino de petróleo operado por Chevron Corp, dijo el jefe de la división de asuntos ambientales de la fuerza, Fabio Scliar.

La división no respondió a un pedido de entrevista con Scliar.

El vocero de Chevron, Scott Walker, dijo en un comunicado por correo electrónico que la empresa "sigue informando y cooperando plenamente con las agencias de gobierno brasileña como parte de sus esfuerzos".

Chevron dijo que se derramaron entre 400 y 650 barriles de petróleo de un pozo que estaba abriendo frente a la costa de Rio de Janeiro.