La Marina de Guerra de Estados Unidos dijo que su prueba más larga de uso de combustible alternativo fue un éxito, con la llegada a salvo de un destructor impulsado con una mezcla de combustible derivado de algas y petróleo.

El barco Paul F. Foster llegó el jueves por la mañana a la base naval de Port Hueneme, en California, después de viajar 17 horas desde San Diego.

Oficiales señalaron que la prueba del destructor que se encuentra fuera del servicio activo fue un hecho memorable para la Armada en su intento de disminuir a la mitad el uso de combustibles fósiles en la próxima década. La Marina de Guerra planea incorporar para el 2016 lo que llama una "Gran Flota Verde" que funcione completamente con combustibles alternativos.

La Armada agregó que el destructor se desempeñó de igual manera que cuando es impulsado por combustible fósil.