La escultura "Bailarines", del artista colombiano Fernando Botero, fue vendida hoy en Nueva York por 1,7 millones de dólares, con lo que se convirtió en la gran protagonista de la puja de arte latinoamericano de la temporada de otoño que organizó la casa de subastas Christie's en Nueva York.

Las típicas curvas de "Bailarines", esculpida por Botero en 1997, atrajeron la mirada de los amantes del arte durante una subasta en la que se vendieron siete de las diez obras del maestro colombiano que se ofrecían al mejor postor y que alcanzaron un precio total en su conjunto de 4,39 millones de dólares.

De Botero también se vendió el lienzo "Pareja bailando", por casi un millón de dólares, en una velada en la que destacaron también un cuadro del brasileño Alfredo Volpi, "Bandeirinhas estruturadas", por 700.000 dólares, y otro de su compatriota Antonio Bandeira, "Blue streets", por 482.500 dólares.