El economista y excomisario europeo Mario Monti llegó ayer a un acuerdo con los principales partidos italianos y hoy dará a conocer la composición del Gobierno con el que aspira a recuperar la confianza de sus socios europeos y de los mercados, que siguen castigando la prima de riesgo del país.

Monti concluyó este martes la ronda de contactos con las fuerzas políticas, los agentes sociales y representantes de los colectivos de jóvenes y mujeres que ha mantenido desde ayer con un acuerdo, cuyos términos no se conocen, pero que le permite afrontar los próximos meses con "serenidad", según sus propias palabras.

"Confirmo desde ahora mi absoluta convicción de que nuestro país superará esta situación tan difícil", comentó ante la prensa Monti, a quien el presidente de la República italiana, Giorgio Napolitano, le encargó formar nuevo Ejecutivo el pasado domingo tras la dimisión de hasta ahora primer ministro Silvio Berlusconi.

El excomisario manifestó su "personal satisfacción por el trabajo intenso y provechoso" llevado a cabo en los dos días de consultas: "Quiero transmitir mi confianza en la solidez de las instituciones y en la participación de la sociedad civil (...) Existe una plena y madura consciencia sobre la emergencia y me he quedado gratamente sorprendido del sentido de responsabilidad de todos.

Está previsto que hoy Napolitano le reciba a las 11.00 hora local (10.00 GMT) a Monti en la sede de la Presidencia de la República, donde formalizará la aceptación del cargo de primer ministro y presentará su lista de ministros, antes de someterse al voto de confianza del Parlamento, que podría llegar ya incluso el próximo jueves.

Monti está dispuesto a llegar al final de la legislatura en 2013 y apuesta por la inclusión de políticos dentro de un Gobierno de tecnócratas, asuntos sobre los que parece que el excomisario europeo ha conseguido salvar las diferencias con la formación de Berlusconi.

Después de que la hasta ahora principal formación de la oposición, el Partido Demócrata (PD), le haya dado también su visto bueno, el excomisario europeo se presentará ante el Parlamento con el único rechazo explícito de la Liga Norte, que hoy mismo dio por roto su acuerdo con el PDL por su apoyo a Monti.

El consenso en torno al próximo primer ministro de Italia se ha hecho extensivo a empresarios y sindicatos, que este martes mostraron públicamente su apoyo, apostando estos últimos por un pacto social, ante los "sacrificios" que el propio Monti les ha indicado que tendrán que hacer para relanzar la economía del país.

La hipótesis que ha cobrado más fuerza en las últimas horas es la de que el propio Monti asumirá también el Ministerio de Economía además de la Jefatura del Gobierno, con el apoyo de 4 viceministros: Cuentas, Finanzas, Tesoro y Participaciones Estatales.

La principal incógnita es la de saber si, como se especula, accederá a incluir en su Ejecutivo a dos reconocidas figuras políticas de uno y otro signo: la mano derecha de Berlusconi y hasta ahora subsecretario de la Presidencia del Gobierno, Gianni Letta, y el socialista y ex primer ministro Giuliano Amato.

En medio de la crisis de Gobierno aún no resuelta en Italia, la prima de riesgo de la deuda italiana volvió a dispararse este martes y cerró en los 528,6 puntos básicos, y la rentabilidad de su bono a diez años en el mercado secundario sobrepasó de nuevo la barrera del 7 %, considerado "punto de no retorno" a partir del que tuvieron que pedir el rescate Grecia, Irlanda y Portugal.

Por su parte, la Bolsa de Milán también vivió otra mala sesión, con su índice selectivo FTSE MIB en retroceso del 1,08 %, situándose en los 15.297,60 puntos.