La Asociación Médica Británica pidió al gobierno que prohiba fumar en todo momento en los autos, una medida que superaría las normas vigentes en otras partes.

En un estudio divulgado el miércoles, el colegio dijo que el ambiente cerrado del auto expone a los ocupantes a toxinas en grado 23 veces mayor que en un bar donde se permita fumar. Los niños son los fumadores pasivos más vulnerables, ya que absorben más contaminantes que los adultos. El humo persiste en el auto durante mucho tiempo.

Australia, Canadá y partes de Estados Unidos prohiben fumar en el auto cuando está presente un menor. Gran Bretaña prohibe fumar en el transporte público, no así en autos particulares.

La doctora Vivienne Nathanson, miembro de la asociación, dijo el miércoles que el gobierno debería "dar un paso valiente y audaz".