La UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI) han aprobado las medidas económicas adoptadas en Portugal para reducir el déficit fiscal y desembolsarán otro tramo, de 8.000 millones de euros, del rescate que le concedieron en mayo.

El ministro portugués de Finanzas, Vítor Gaspar, informó hoy en rueda de prensa de la evaluación positiva sobre la marcha del programa de asistencia financiera a su país que ha realizado la llamada "troika", integrada por la UE, el FMI y el Banco Central Europeo (BCE).

Los tres organismos concluyeron hoy un examen de la economía portuguesa y la ejecución de los compromisos vinculados al préstamo de 78.000 millones de euros que Portugal suscribió en mayo para financiarse durante tres años, sin necesidad de recurrir a los altos intereses del mercado.