Los activistas opuestos a Wall Street empezaron a emplazar su campamento de carpas en las escalinatas de la plaza estudiantil de la Universidad de California en Berkeley y vivaron cuando el ex secretario de trabajo, Robert Reich, les imploró que asumieran una posición moral contra los ultra-ricos que poseen gran parte de la riqueza de la nación.

Una huelga de un día y manifestaciones pacíficas contra los grandes bancos y los cortes en educación culminó cuando unas 4.000 personas escucharon el discurso de Reich en la escalinata de la misma plaza que lanzó por primera vez el Movimiento de Berkeley de Libertad de Palabra en los años 60.

"Los días de apatía se han terminado", dijo Reich, profesor de política pública en la universidad, ante el entusiasmo de los oyentes. "Estamos perdiendo los fundamentos morales sobre los que se construyeron este país y nuestra democracia. Hay quienes dicen que no podemos financiar más la educación, que no podemos suministrar servicios sociales para los pobres. ¿Pero cómo puede ser verdad si somos más ricos que nunca?"

Las protestas se vieron interrumpidas durante el día por unos disparos dentro de la Facultad Haas de Administración de Empresas. Las autoridades no saben si se debieron a alguien en el movimiento Ocupemos Cal, dijo Ute Frey, una portavoz de la universidad.

"Solo espero que no sea de la protesta ni del movimiento, porque no es de lo que se trata el movimiento", dijo Sadia Saif, estudiante de la universidad, de 19 años.

Los disparos no impidieron que miles de estudiantes y manifestantes se reunieran para votar una lista de demandas y para escuchar la palabra de Reich en la llamada Disertación Mario Savio, por el activista político y líder del Movimiento de Berkeley de Libertad de Palabra de los años 60. Los apasionados discursos de Savio contra la Guerra de Vietnam y la injusticia racial movilizaron a miles de estudiantes.

"Todo movimiento social en el último medio siglo o más empezó con una indignación moral", afirmó Reich, y equiparó Wall Street a los matones que lo golpeaban cuando era niño. "Comprendan lo importante que es combatir a los matones, proteger a los indefensos".