La manufactura estadounidense está recuperándose de un bache y la inflación podría estar cediendo un poco.

Los datos emitidos el miércoles apuntan a una economía que crece lentamente pero con constancia. Aún así, el aumento en los precios del petróleo y una posible recesión en Europa amenazan con drenar el impulso económico.

"La resistencia continua de la manufactura es alentadora, ya que éste debería ser el sector más vulnerable a la desaceleración económica mundial", dijo Paul Ashworth, especializado en el análisis de la economía de Estados Unidos en Capital Economics.

La producción industrial aumentó en octubre a su ritmo más ágil en tres meses. Lo generado por las fábricas, las empresas de servicios públicos y las minas del país se incrementó 0,7% el mes pasado, informó el miércoles la Reserva Federal.

El rendimiento de las fábricas, el mayor componente en la producción de las industrias, subió un sólido 0,5%, la cuarta vez consecutiva que registra un aumento mensual. Las fábricas armaron más camiones, productos electrónicos y equipo para empresas.

Los fabricantes "se están beneficiando del fuerte crecimiento en los mercados emergentes, y las empresas del país tienen la suficiente confianza en el futuro como para seguir expandiendo las compras de maquinaria pesada", dijo Daniel Meckstroth, economista en jefe para la Manufacturers Alliance/MAPI, un grupo comercial.

Por otro lado, un informe por separado del Departamento del Trabajo mostró que los estadounidenses pagaron menos por la gasolina, automóviles y computadoras el mes pasado después que los precios en general descendieron por primera vez desde junio.

Una menor inflación podría darle un mayor margen de maniobra a la Reserva Federal para que disminuya las tasas de interés a largo plazo con el fin de ayudar a la economía.

Una fuerte caída en los precios de la gasolina fue una razón crucial de que el Indice de Precios al Consumidor descendiera 0,1% en octubre. Los precios de los alimentos sí subieron, pero a su ritmo más lento en lo que va del año.