Una comisión del Senado brasileño acordó hoy convocar al ministro de Trabajo, Carlos Lupi, para que explique denuncias de corrupción que le mantienen en una delicada situación y han llevado al Gobierno a analizar su posible destitución.

Lupi, quien la semana pasada declaró sobre ese mismo asunto ante la Cámara de Diputados, fue convocado hoy por la Comisión de Asuntos Sociales del Senado, que lo citó para mañana, según informó ese grupo parlamentario.

El ministro ha sido acusado de estar directamente implicado en la concesión de contratos otorgados por el despacho de Trabajo a varias organizaciones no gubernamentales, que recibían cuantiosos recursos para planes de capacitación de trabajadores nunca llevados a cabo.

Algunos de esos contratos fueron concedidos a organizaciones que tienen fuertes vínculos con el Partido Democrático Laborista (PDT), que el propio Lupi preside, lo que ha despertado incluso sospechas de que esos convenios eran usados para transferir dinero público a las arcas de esa formación.

Lupi ha negado cada una de las acusaciones puntualmente, pero su situación se complicó este martes, cuando la revista Veja divulgó un vídeo en el que se le ve junto al empresario Adair Meira, titular de uno de esos grupos no gubernamentales y al que el ministro afirmó que no conocía.

Para más males, en el vídeo se ve a Lupi cuando desciende de un avión propiedad de Meira, en el que también la semana pasada, cuando compareció ante la Cámara de Diputados, negó haber viajado.

También este martes, Meira declaró al canal de televisión Globo que si Lupi dijo no conocerle o tiene "muy mala memoria" o "miente".

El senador opositor Álvaro Dias, quien solicitó la convocatoria de Lupi para mañana, afirmó hoy que "no hay ninguna duda de que el ministro mintió en su declaración ante el Congreso", por lo que "el único camino que le queda es la renuncia".

En el Gobierno había hoy silencio sobre el caso, pero fuentes oficiales citadas por diversos medios aseguraron que la presidenta Dilma Rousseff ha iniciado consultas sobre una posible salida de Lupi, quien pudiera ser el sexto ministro destituido por supuesta corrupción desde que ella llegó al poder, el pasado 1 de enero.

Por alegadas irregularidades, hasta ahora han caído los titulares de la Presidencia, Antonio Palocci; Transportes, Alfredo Nascimento; Agricultura, Wagner Rossi; Turismo, Pedro Novais, y Deporte, Orlando Silva.

Salvo Novais, todos habían ocupado cargos de ministros durante la gestión del antecesor y padrino político de Rousseff, Luiz Inácio Lula da Silva, quien también tuvo a Lupi como titular de la cartera de Trabajo.