El célebre musical "West Side Story", ganador de diez premios Óscar, quedó hoy inmortalizado en el Teatro Chino de Hollywood en una ceremonia donde tres de sus actores protagonistas, Rita Moreno, George Chakiris y Russ Tamblyn, grabaron sus huellas para la posteridad.

Los miembros del elenco registraron en cemento su nombre, sus manos y sus pies en el mismo lugar donde reposan las firmas de unas 200 celebridades, entre ellas Marilyn Monroe, Brad Pitt, Arnold Schwarzenegger, Will Smith, Harrison Ford y John Wayne.

El acto, dirigido por el cineasta Kenny Ortega, se celebró con ocasión del 50 aniversario de la llegada del filme a las salas estadounidenses -justo en el mismo lugar donde tuvo su estreno original- y el lanzamiento hoy de la obra en Blu-ray.

"Crecí soñando con conocer algún día en persona a estos actores y estar hoy aquí presente me deja sin palabras", dijo Ortega durante el evento. "El ver por primera vez la película no sólo me abrió la puerta a lo que quería hacer para vivir, sino que la tiró abajo completamente", añadió.

Ortega destacó la historia de la cinta -el amor imposible de dos jóvenes miembros de bandas juveniles irreconciliables, los Jet y los Shark-, el empleo de la música (con la letras de Stephen Sondheim), la coreografía de Jerome Robbins y las actuaciones de los intérpretes, a quienes dio paso a continuación.

Todos ellos recordaron a los miembros del equipo artístico ya fallecidos, en especial a Natalie Wood.

"Recuerdo dar un paseo con ella por esta zona y detenernos en el Teatro Chino", rememoró Tamblyn (Riff en el filme), de 76 años. "Se sorprendía por lo pequeñas que eran las manos de algunas actrices y lo grandes que eran los pies de algunos hombres. Ahora me doy cuenta de lo que hubiera disfrutado hoy aquí", apuntó.

Chakiris, el mítico Bernardo en el musical, no pudo ocultar la emoción al darse cuenta de que su nombre quedaría inmortalizado entre las grandes estrellas de la industria de Hollywood.

"Siempre soñé con estar aquí. Recorrí esta calle durante meses y meses y no había ocasión en la que no me quedara absorto viendo los nombres de todas esas celebridades. Me dedicaba a medir mis pies con los de las estrellas, y ahora los míos estarán también ahí", manifestó el actor, de 77 años.

Por último Moreno, la Anita de la cinta, subrayó el hecho de que "West Side Story" se sigue reponiendo en numerosas ocasiones en la televisión y sus adaptaciones teatrales siguen vigentes por todo el mundo.

"Eso es lo verdaderamente alucinante para mí", admitió la actriz, de 79 años. "Estoy entusiasmada y creo que ya era hora de que se le diera este homenaje a la película", concluyó.