El gobierno estadounidense calificó hoy de "valiente" la decisión del presidente de Guatemala, Álvaro Colom, de firmar la extradición a EE.UU. del exmandatario Alfonso Portillo, quien es reclamado por el delito de lavado de dinero.

"La valiente acción del Presidente Colom subraya el apoyo al Estado de Derecho demostrado por su Gobierno y el innegable progreso que Guatemala ha hecho para combatir el crimen organizado y la corrupción", señala un comunicado de la embajada estadounidense suscrito por el embajador Arnold Chacón.

"Las autoridades guatemaltecas han enviado un mensaje inequívoco de que nadie está por encima de la ley", subraya la nota enviada a Efe.

Colom firmó este martes la extradición del expresidente Portillo (2000-2004), que es reclamado por la justicia estadounidense como presunto autor del lavado de al menos 70 millones de dólares.

"El Gobierno de los Estados Unidos reitera su firme compromiso con el pueblo de Guatemala, con sus líderes democráticamente electos, con los funcionarios guatemaltecos encargados del cumplimiento de la ley, y con la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) para promover y fortalecer el Estado de Derecho", dijo Chacón, de acuerdo al comunicado.

En declaraciones a los periodistas, el presidente electo de Guatemala, el general retirado Otto Pérez Molina, dijo que debe prevalecer la ley.

La extradición de Portillo a Estados Unidos, sin embargo, no será inmediata porque debe concluir un proceso judicial por una malversación millonaria de fondos públicos que tiene en Guatemala.

En mayo pasado el expresidente fue absuelto de este delito por los tribunales, pero el fallo judicial fue apelado por la Fiscalía y el caso todavía no ha sido resuelto.

El exmandatario permanece en prisión dentro de una base militar del norte de la capital guatemalteca desde enero de 2010, tras ser detenido cuando intentaba escapar hacia Belice.