Líderes estudiantiles anunciaron el miércoles la suspensión de un paro nacional de universidades públicas y luego de que se aprobara en el Congreso archivar un proyecto de ley para reformar la educación superior al que se oponían.

Los voceros estudiantiles dijeron, sin embargo, que en caso de que no vean un avance en la redacción consensuada de un nuevo proyecto de reforma podrán reanudar su paro.

"Nosotros empeñamos la palabra y por eso hoy suspendemos el paro", dijo en conferencia de prensa Sergio Fernández, miembro de la llamada Mesa Amplia Nacional Estudiantil (Mane) que agrupa a los representantes de las distintas universidades y que coordina la protesta.

"Esperamos que el gobierno cumpla lo prometido", agregó Fernández.

Aseguró que cada centro de estudiantes en las distintas universidades del país decidirá la fecha del retorno a las aulas, a partir de mañana.

La suspensión del paro, destacó, no significa que no habrá nuevas movilizaciones como una marcha convocada para el próximo 24 de noviembre.

Los estudiantes comenzaron el 11 de octubre un paro nacional exigiendo retirar el texto de reforma universitaria presentado al Congreso a inicios del mes pasado por el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y discutir uno nuevo, entre otras demandas.

La semana pasada Santos pidió al Congreso archivar el proyecto, accediendo a la demanda estudiantil. Ese retiro fue votado y aprobado en la jornada por unanimidad en un comité legislativo.

El presidente ha manifestado que está dispuesto a comenzar una nueva discusión para la reforma del sistema universitario, donde estudian 1,8 millón de alumnos en 37 institutos de educación superior y universidades públicas y 17 privadas.

Andrés Rincón, otro de los miembros de la Mane, dijo en la conferencia de prensa que las tres demandas desde el principio fueron que se retirara el proyecto, que el gobierno demuestre "voluntad real" de discutir una nueva propuesta; y que se "comprometa con las garantías políticas y civiles para desarrollar el derecho a la protesta, la movilización".

"Se han cumplido las condiciones básicas exigidas al gobierno nacional para reactivar actividades académicas", dijo la Mane en un comunicado.

Pero, dijo Rincón, si en algún momento se presenta otro proyecto sin consultarlos o no hay el debate público sobre la reforma, por ejemplo, entonces reanudarán el paro.

Según los estudiantes, el proyecto de ley, de 164 artículos y presentado por el gobierno a las cámaras el 3 de octubre, tenía rendijas legales que permitían la privatización de las universidades como artículos que mencionaban la "autonomía financiera" de las instituciones de educación superior.

El gobierno ha negado que buscara privatizar las universidades y ha dicho que la reforma es necesaria porque el sistema de educación superior data de 1992 y desde entonces más bachilleres se gradúan cada año y se requieren más cupos en las universidades y más fondos.

Ante la presión del paro, acompañado de marchas universitarias y a las que se sumaron a inicios de mes grandes sindicatos como la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), sectores legislativos del oficialismo sugirieron al presidente retirar el proyecto y evitar mayor desgaste político.

Santos entonces anunció el pasado 9 de noviembre que retiraba el proyecto si los alumnos volvían a clases y el viernes pasado formalizó en una carta al Congreso la solicitud de archivar el texto.