En una ceremonia con mucho simbolismo a bordo de un buque destructor con misiles teledirigidos, la secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton destacó el miércoles el apoyo diplomático y militar de Estados Unidos a Filipinas mientras esta nación se encuentra en una disputa cada vez más tensa con China por la propiedad del Mar del Sur de China, una zona rica en recursos.

A bordo del USS Fitzgerald en Bahía Manila, Clinton y el ministro de Relaciones Exteriores Albert del Rosario firmaron una declaración donde hacen un llamado a realizar negociaciones multilaterales para resolver las disputas marítimas como la del Mar del Sur de China. Seis países en la región pelean por ese territorio, pero China quiere negociar con cada una y rechaza cualquier participación de Estados Unidos.

Clinton dijo que en la cumbre de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN) de esta semana en Bali, Indonesia, Washington "sin duda espera y participará en discusiones muy abiertas y francas", en temas como los desafíos marítimos en la región y cómo hacerles frente. Beijing se opone a plantear la cuestión en la cumbre.

"Nos estamos asegurando que nuestra capacidad de defensa colectiva e infraestructura de comunicaciones son material y operativamente capaces de desviar provocaciones del completo espectro de actores de estado y los que no lo son", dijo la funcionaria a bordo del Fitzgerald, un buque de la armada estadounidense que ha operado en el Mar del Sur de China.

La Declaración de Manila firmada por Clinton y Del Rosario conmemoró el 60 aniversario del Tratado de Defensa Mutua signado por ambos países.

____

El periodista de The Associated Press Hrvoje Hranjski colaboró con este reporte.