El antesalista Juan Francisco fue asaltado a punta de pistola la madrugada del miércoles, informó el gerente general de los Tigres del Licey Fernando Ravelo.

Indicó que los ladrones interceptaron a Francisco cuando se detuvo a comer en Villa Altagracia, a unos 60 kilómetros al norte de la capital, y le robaron un reloj, una cadena y dinero.

"Juan vive en un apartamento aquí en la capital, pero anoche después del juego quiso ir a visitar a sus padres que viven en Bonao y fue asaltado a punta de pistola, pero no fue herido", dijo Ravelo en una entrevista telefónica con The Associated Press.

Francisco, de 24 años, jugó 31 partidos con los Rojos de Cincinnati en la pasada temporada de Grandes Ligas. Bateó .258, con tres jonrones y 15 remolcadas.

En la pelota dominicana, donde ha ganado dos premios al Jugador Más Valioso, juega su primera campaña con el Licey, luego de llegar en un canje procedente de los Gigantes del Cibao.

El caso de Francisco es el más reciente de violencia contra peloteros caribeños en el receso del béisbol de las mayores.

La semana pasada, el receptor de los Nacionales de Washington, Wilson Ramos, fue secuestrado en Venezuela y rescatado ileso luego de 51 horas de cautiverio.

La violencia es uno de los problemas que más preocupa a la población dominicana, según la última encuesta Gallup.