Los españoles residentes en Argentina comenzaron hoy a votar para las elecciones generales del domingo en los cinco consulados habilitados en el país, aunque, según cálculos oficiales, apenas el 7 por ciento del censo pretende ejercer su derecho al voto.

En Argentina, donde reside la mayor comunidad de españoles en el exterior, además del voto por correo, los electores podrán votar en urna en los consulados de Buenos Aires, Córdoba, Rosario, Mendoza y Bahía Blanca desde hoy y hasta el viernes.

En el consulado de la capital, donde viven 235.000 de los 322.000 españoles residentes Argentina habilitados para votar, las autoridades se mostraron optimistas por la afluencia de electores.

"Desde que abrimos ha habido una cola considerable, y hay una participación importante dentro de lo que esperábamos", dijo a Efe el cónsul general de España en Argentina, Pablo Barrios, quien admitió, no obstante, que sólo han realizado los trámites para votar unas 23.100 personas (20.000 residentes en Buenos Aires), poco más del 7 por ciento de los habilitados en el censo.

Barrios reconoció que "Argentina está un poco por encima de la media global de abstención", en referencia al 90 por ciento que se espera entre los 1.463.473 españoles inscritos en el Censo Electoral de Residentes Ausentes (CERA).

La última reforma de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) está detrás de estas abultadas cifras de abstención, ya que ha generado un fuerte descontento entre los residentes en el exterior porque complica los trámites de voto y elimina la posibilidad de sufragio en los comicios municipales.

Ahora, para poder votar en elecciones autonómicas y generales, los residentes en el extranjero deben emitir su solicitud de voto un mes antes de los comicios, tras lo cual reciben un documento necesario para poder efectivamente votar.

"Llevo 83 años aquí, y nunca había sido tan complicado votar", dijo a Efe una ciudadana de origen gallego, de 87 años, mientras intentaba ordenar sus papeles para depositar su voto en el Consulado de Buenos Aires.

"Nos sacaron el voto municipal, el voto directo y nos piden ahora el voto rogado, como si lo pidiera el Papa, hasta el nombre queda bastante feo. Mucha gente no vota, va a haber mucha abstención. Votan si están los partidos políticos arriba, persiguiéndolos", declaró a Efe el presidente de la Federación de Asociaciones Gallegas en Argentina, Francisco Lores.

Lores, que conduce un programa de radio en el que se ha mostrado partidario de la abstención, consideró que, "en realidad, ahora no importa quién gane" en España porque a su juicio el Gobierno no es más que una "marioneta" de la Unión Europea.

"No mandan más los partidos en España, hacen lo que digan en Europa. O lo hacen o se tienen que ir, estamos en manos del cuarto Reich, el imperio alemán esta surgiendo como gran potencia", denunció.

Los dirigentes locales de los dos grandes partidos, Partido Socialista Obrero Español y Partido Popular, en Argentina, prefieren mostrarse optimistas sobre la afluencia de votantes y los resultados del domingo.

En el PP dan por descontada la victoria de Mariano Rajoy, mientras que en el PSOE auguran el triunfo de Alfredo Pérez Rubalcaba en el voto exterior, que ha sido mayoritariamente socialista en los comicios del último lustro.