El ministro de Asuntos Exteriores turco, Ahmed Davutoglu, dijo hoy en Rabat que "el Ejército sirio debe retirarse inmediatamente de las calles" de este país.

Durante una rueda de prensa conjunta con su homólogo marroquí Taieb Fasi Fihri, Davutoglu indicó que "el Ejército sirio siguen desplegadas en las calles" pese a que uno de lo requisitos recogidos en la hoja de ruta propuesta por la Liga Árabe era la vuelta de éstas a sus cuarteles.

Davutoglu aseguró que "la protección de los civiles es una responsabilidad del Estado y en Siria no hay ninguna medida para protegerlos porque las fuerzas gubernamentales están en su contra".

Asimismo, el ministro turco insistió que "hay que poner fin a la política de represión y a la violencia cometida contra la población", y agregó que "no es posible que los ciudadanos salgan pacíficamente a manifestarse y las fuerzas sirias disparen contra ellos".

Turquía es uno de los principales socios comerciales de Siria, especialmente desde la mejora de relaciones de los últimos años, y numerosas pequeñas y medianas empresas de las provincias fronterizas comercian con el país árabe, aunque la situación ha dado un vuelco desde el inicio de la revuelta contra el régimen de Asad.

Esta mañana, en unas declaraciones a los periodistas tras su intervención en el foro, Davutoglu ya aseguró que Siria "pagará un alto precio por no cumplir con sus compromisos".

Por su parte, el ministro marroquí de Exteriores Taieb Fasi Fihri volvió a reiterar en la rueda de prensa que la ausencia de Siria hoy en Rabat significa que la suspensión del régimen de Damasco de ese organismo "ya ha entrado en vigor".

Está previsto que esta tarde los ministros de Asuntos Exteriores de la Liga Árabe celebren una reunión extraordinaria en la que abordarán la situación de Siria.

Sin embargo, pese a que en esta jornada expira el ultimátum dado por la organización al régimen de Damasco para detener la violencia, al menos dieciséis personas murieron hoy en Siria por la represión de los seguidores del presidente, Bachar al Asad.