Por lo menos seis personas murieron y decenas resultaron heridas al paso de un frente de tormentas con posibles tornados por el sudeste de Estados Unidos.

Se reportaron posibles tornados el miércoles en Luisiana, Misisipí, Alabama y Carolina del Sur. Viviendas y edificios resultaron dañados y miles de personas se quedaron sin electricidad debido a la caída de árboles y postes.

En Carolina del Sur hubo tres muertos y cinco heridos cuando lo que pareció un tornado pasó por una comunidad rural cerca de Rock Hill, 32 kilómetros (20 millas) al sur de Charlotte, Carolina del Norte. En el norte de Georgia murió un hombre cuando un árbol aplastó su vehículo utilitario. Las autoridades dijeron que un adulto y un niño murieron en el centro de Carolina del Norte.

En el condado York, en el norte de Carolina del Sur, el jefe de policía Bruce Bryant solicitó a la gobernadora Nikki Haley asistencia estatal para despejar los escombros. Las autoridades bloquearon los caminos que conducen a la zona afectada para permitir únicamente el paso de trabajadores de emergencia y cuadrillas de trabajadores de la empresa de electricidad.

En el este de Alabama, un posible tornado arrancó árboles y demolió casas rodantes en un par de parques de viviendas cerca de la Universidad de Auburn. Hace menos de siete meses, un poderoso tornado pasó por los predios de la Universidad de Alabama, en el oeste del estado.

Fueron las peores condiciones climáticas en el estado desde que 250 personas murieron durante una serie de tornados en abril. Esta vez las dos universidades no resultaron muy dañadas.

Cayeron árboles sobre viviendas en el sudeste de Misisipí, donde el director de emergencias en el condado de Jones, Don McKinnon, dijo que algunas personas quedaron temporalmente aisladas. Las ráfagas volcaron casas rodantes. En total hubo 15 heridos en la zona.