El quarterback Michael Vick, de los Eagles de Filadelfia, no jugó su mejor partido el domingo ante los Cardinals, pero el lunes el equipo confirmó que se encontró lesionado sin que dijese nada al entrenador en jefe Andy Reid.

El bajo rendimiento de Vick se debió a que sufrió la fractura de dos costillas al comienzo del partido que perdieron por 21-17 ante los Cardinals, pero no quiso decir nada.

Reid dijo que Vick se lesionó, pero "no dijo nada" y jugó pese al dolor. Su estado para el partido del domingo por la noche en contra de los Giants de Nueva York New York es incierto.

Vick recibió un duro golpe al flanco durante el partido, y se levantó lentamente. Más tarde, se quedó afuera de una jugada luego de una escapada por piernas.

Reid dijo que la lesión "probablemente tuvo algo que ver" con las imprecisiones de Vick, quien completó apenas 16 de 34 envíos para 128 yardas y dos interceptaciones.

Los Eagles (3-6), campeones defensores de la División Este de la Conferencia Nacional (NFC), han perdido cinco partidos en los que aventajaban en el cuarto periodo.