Un veterano activista por los derechos humanos fue elegido el martes como presidente interino de Túnez, anunció un funcionario del partido.

Moncef Marzouki, titular del Congreso para la República, asumirá el cargo el año próximo mientras se redacta una nueva Constitución, según un funcionario allegado al partido.

La designación se logró mediante un acuerdo entre Ennahda ("Renacimiento" en árabe), el partido islamista que ganó 89 de los 217 escaños de la nueva asamblea tras las elecciones del 23 de octubre, y el Congreso para la República, que fue segundo con 29 bancas, agregó la fuente, que habló con la condición del anonimato debido a lo delicado de las negociaciones.

Marzouki, un médico que encabezó la Liga Tunecina de los Derechos Humanos, fue encarcelado durante cuatro meses en 1994 por intentar presentar su candidatura a presidente contra el dictador Zine El Abidine Ben Alí, quien fue derrocado por una revuelta popular en enero de este año.

La rebelión tunecina inspiró movimientos pro democráticos similares en la región y desencadenó una revolución en el Oriente Medio.

El centro-izquierdista Ettakatol, o Foro Democrático para el Trabajo y las Libertades, que terminó tercero, había presionado para que su líder Mustafá Ben Jaafar fuera presidente, pero las negociaciones terminaron en un estancamiento.

A Ben Jaafar le ofrecieron en cambio la presidencia de la nueva asamblea, pero Ettakatol todavía no ha aceptado, según Jalil Zauia, miembro de la oficina política del partido.

La asamblea, que redactará la nueva Constitución y designará un gobierno interino, llevará a cabo su reunión inaugural el 22 de noviembre.