Un ex asistente de entrenador de fútbol americano de Penn State acusado de abuso sexual a ocho menores de edad en un escándalo que sacudió a esa famosa universidad, dijo el lunes en una entrevista por televisión, que no cometió abuso alguno y que cualquier actividad en los baños de la escuela con un chico fue sólo un juego violento, no manoseos.

Durante una entrevista telefónica concedida el lunes por la noche al programa "Rock Center" de la cadena NBC, Bob Costas preguntó a Jerry Sandusky si es pedófilo y Sandusky respondió que no.

Mientras tanto, el periódico The New York Times publicó en su página de internet la noche del lunes que cerca de 10 presuntas víctimas adicionales han acudido a las autoridades desde el arresto de Sandusky, según dijeron personas allegadas a la investigación. El periódico agregó que la policía trabaja para poder confirmar las nuevas acusaciones.

Sandusky, quien llegó a ser considerado el claro heredero del veterano entrenador Joe Paterno, fue arrestado hace más de una semana y se le acusa de abusar sexualmente de ocho menores de edad, en algunos casos en hechos ocurridos dentro de las instalaciones de Penn State, a lo largo de 15 años.

"Soy inocente de esos cargos", dijo Sandusky, de 67 años. "... Podría decir que he hecho algunas de esas cosas. He jugueteado con chicos. Me he dado una ducha después de los entrenamientos. Los he abrazado, y he tocado sus piernas sin intento de hacer contacto sexual".

Al ser cuestionado si sentía atracción sexual hacia menores de edad, dijo: "Atraído sexualmente, no. Disfruto estar entre los jóvenes, me encanta estar rodeado de ellos, pero no, no siento atracción sexual hacia los jóvenes".

Ante la pregunta de si había hecho algo malo, Sandusky dijo: "No debería haberme bañado con esos chicos".