Para Salma Hayek el mayor reto ha dejado de estar en la pantalla grande, pues ahora debe sobreponerse a las exigencias de su hija Valentina, quien la intimida a diario, sobre todo con la idea de actuar.

"Me siento intimidada todos los días cuando se levanta esta niña porque me hace cada pregunta", dijo Hayek el martes en la capital mexicana acompañada por Antonio Banderas y el director Chris Miller para promover la cinta "El Gato con Botas", derivada de la serie de "Shrek". "Ella (Valentina) por supuesto quisiera ser actriz desde hoy, pero esto por supuesto no va a suceder", agregó.

En la cinta, que se estrena en México el 2 de diciembre, Banderas repite su papel como la voz del Gato con Botas, mientras que Hayek da voz a Kitty Softpaws, quien está confabulada con el rival del gato Humpty Dumpty en un esfuerzo para arrebatarle unos frijoles mágicos.

Hayek, de 45 años, dijo que el mayor obstáculo de la película fue explicarle a su hija que ella era la voz de uno de los personajes felinos.

"Estaba un poco nerviosa de cómo le iba a explicar a Valentina que yo era la gatita... No sabía cómo lo iba a hacer".

La también productora señaló que "El Gato con Botas" cumplió las exigencias cinematográficas de su hija, pero aclaró que el personaje que cautivó a la niña no fue el de su madre, sino el de Banderas.

"Luego no le gustan todas (las cintas), pero esta le ha gustado mucho, sobre todo Antonio y cuando puede hablar con él en persona también. Ella está ahorita en las nubes, es el mejor tiempo de vida ésta gira con Antonio", apuntó la actriz mexicana nominada al Oscar por su papel en la cinta "Frida".

Aunque se mostró abierta a responder preguntas sobre su hija, Hayek no entró en detalles cuando le interrogaron sobre la relación de Valentina con su medio hermano Augustin James, producto de la relación de su esposo François-Henri Pinault con la modelo Linda Evangelista.

"Valentina tiene relación con su hermano desde pequeña, desde que es un bebé (...) A dónde la invita, y qué le invita es un asunto de niños", respondió con calma la actriz.

Hayek, quien radica en París desde que se casó Pinault, dijo que la violencia que azota a México no le es indiferente.

"La situación de la violencia es triste para mí igual que para todos, pero también tengo mucha admiración por el espíritu del mexicano, que sigue tratando, que sueña tan fuertemente con hacer un cambio, el optimismo para mejorar las cosas", expresó. "Mi corazón está con todos los mexicanos y ese sueño de un México seguro para todos y sobre todo para nuestros hijos".

Durante su visita a la capital, la actriz también recibiría el premio Luis Buñuel 2011 otorgado en el marco de la cuarta edición de la Muestra de Cine Español e Iberoamericano ES.CINE2011, en reconocimiento a su trayectoria.

___

Para enterarte de lo último del mundo del espectáculo y la cultura síguenos en http://twitter.com/AP_Espectaculos/