El grupo activista internacional Reporteros sin Fronteras (RSF) exigió el martes la liberación inmediata del editor de un semanario venezolano encarcelado que comenzó una huelga de hambre hace una semana para protestar contra lo que percibe como una persecución política de los aliados del presidente Hugo Chávez.

RSF, con sede en París, condenó las acusaciones penales contra Leocenis García, editor del semanario 6to. Poder, y afirmó que forman parte de una estrategia gubernamental más amplia destinada a amordazar a sus críticos en los medios de comunicación y levanta dudas sobre la validez de los cargos que enfrenta.

"No podemos alentar a Leocenis García a que ponga en peligro su salud, incluso su vida, y por esta razón lo instamos a que cese su huelga de hambre", dijo el grupo activista en un comunicado divulgado el martes. "Sin embargo, denunciamos junto con él un proceso absurdo y un uso abusivo de la prisión preventiva contra un hombre que se entregó voluntariamente a la justicia".

"El trato que se ha dado a Leocenis García menosprecia abiertamente las reglas más elementales del derecho, en especial la presunción de inocencia que se aplica a cualquier ciudadano", agregó el escrito.

García, quien también es presidente del semanario, es acusado de los delitos "vilipendio a funcionario público" e "instigación pública al odio". El editor afirma que es inocente.

El semanario fue sancionado por difundir en su edición del 20 de agosto un fotomontaje en el que se presentaba como empleadas de cabaret de faldas cortas y tacones altos a seis mujeres que encabezan instituciones públicas autónomas o independientes del Ejecutivo, entre ellas la presidenta del Tribunal Supremo y la fiscal general.

En un artículo que acompaña la foto, satíricamente exponía a esas prominentes funcionaras como subordinadas al presidente Chávez.

María Lucía García, hermana del editor, indicó que García comenzó una huelga de hambre hace siete días para exigir que los cargos en su contra sean desestimados.

La hermana del editor, dijo a The Associated Press el martes que Leocenis comenzó una huelga de hambre hace siete días para exigir que los cargos en su contra sean desestimados.

Denunció que a su hermano le fue violado su derecho al debido proceso, ya que ha estado detenido en lugar de ser juzgado en libertad.

García esta detenido en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin).

"El solo esta consumiendo agua", dijo María Lucía en una entrevista telefónica. El editor "insiste que no podrá recibir un juicio justo en Venezuela".

Políticos de oposición se han unido a familiares y grupos de derechos humanos para exigir la liberación de García.

Roberto Enríquez, un legislador de la oposición, se mofó de las sugerencias de los funcionarios del gobierno de que García está siendo tratado como cualquier otro presunto delincuente.

"Es un disparate decir que Leocenis es un preso como cualquier otro, cuando nada más y nada menos que sus jueces, la Fiscal General y la presidenta del TSJ, aparecen como víctimas y parte interesada en el expediente", dijo el legislador.

El caso es "algo sin precedentes en la historia judicial del país", destacó.