El primer ministro dimisionario de Italia, Silvio Berlusconi, ha mantenido en los últimos días una serie de contactos telefónicos con líderes internacionales, entre ellos el presidente de EEUU, Barack Obama, antes de que en las próximas horas se conforme un nuevo Gobierno italiano presidido por Mario Monti.

Según un comunicado de la Presidencia del Gobierno italiano divulgado hoy, Berlusconi contactó telefónicamente con Obama este mismo martes, al término de una ronda de contactos con mandatarios internacionales que se ha prolongado durante los últimos días.

Entre esos contactos figuran los mantenidos con la canciller alemana, Ángela Merkel; con el jefe de Estado de Francia, Nicolás Sarkozy; con el primer ministro británico, David Cameron, así como con el expresidente estadounidense George W. Bush.

Además de con el primer ministro de Rusia, Vladímir Putin, Berlusconi ha hablado por teléfono también con el presidente ruso, Dmitri Medvédev, quien, según reza el comunicado, le envió una carta.

En la misiva, indica la nota, Medvédev agradece a Berlusconi "el preciado trabajo desarrollado a favor del desarrollo de las relaciones bilaterales y por la estimada contribución de experiencia en el ámbito internacional 'en su calidad de uno de los políticos más expertos y reconocidos del mundo'".

Esta comunicación de la Presidencia del Gobierno de Italia llega después de conocerse que mañana mismo el economista y excomisario europeo Mario Monti formalizará ante el presidente de la República, Giorgio Napolitano, su aceptación formal del cargo de primer ministro y presentará su próximo Ejecutivo.

Monti recibió el encargo de formar Gobierno por parte de Napolitano el pasado domingo después de que Berlusconi presentara su dimisión el sábado tras aprobar el Parlamento italiano las primeras reformas económicas exigidas por Bruselas, después de haber constatado la pérdida de su mayoría absoluta días antes.

Una vez que Monti anuncie la composición de su Gobierno, el Parlamento italiano tendrá que votar la investidura del nuevo Ejecutivo, trámite que puede producirse ya el próximo jueves para intentar ofrecer certidumbre a los mercados sobre la solvencia financiera del país.