El Gobierno de Estados Unidos expresó hoy su apoyo a la "integridad territorial" de Georgia y se negó a reconocer las "supuestas" elecciones presidenciales celebradas el domingo en la región separatista de Osetia del Sur.

"Estados Unidos no reconoce la legitimidad ni el resultado de estas supuestas elecciones presidenciales y del referéndum que tuvo lugar en la región georgiana de Osetia del Sur el 13 de noviembre", dijo el portavoz adjunto del Departamento de Estado, Mark Toner, en su conferencia de prensa diaria.

Toner subrayó el "firme apoyo" de Washington a "la soberanía e integridad territorial de Georgia dentro de sus fronteras internacionalmente reconocidas".

"Y de nuevo urgimos a Rusia a cumplir todas sus obligaciones bajo el acuerdo de alto al fuego de 2008, incluida la retirada de sus fuerzas hasta posiciones anteriores al conflicto, y un libre acceso a la ayuda humanitaria para las regiones georgianas de Osetia del Sur y Abjasia", agregó.

Los comicios del domingo contaron con el apoyo de Rusia y las críticas de Georgia, que acusa al Kremlin de socavar su soberanía dado que, después de la guerra entre ambos países en 2008, Moscú decidió reconocer la independencia de Osetia del Sur y de la segunda región separatista georgiana, Abjasia.

Georgia ha reiterado que no pueden tomarse en serio unos comicios en un territorio ocupado por una potencia extranjera, Rusia, que ha desplegado bases militares en esas dos regiones georgianas.

La cita se cerró sin que ninguno de los candidatos obtuviera la mayoría absoluta, por lo que la Comisión Electoral Central (CEC) de Osetia del Sur programó una segunda vuelta para el 27 de noviembre.

Los habitantes de la región votaron además en un referéndum para convertir el ruso en la segunda lengua oficial, después del georgiano, en una consulta que se cerró con un 84 por ciento de los votos a favor. EFE