El testimonio de una mujer que fue violada llevó a un juez federal a romper con las pautas de la jurisprudencia estadounidense y sentenciar a un mexicano a 10 años de prisión por su papel en una operación de contrabando de inmigrantes.

El juez federal de distrito Andrew Hanen fue más allá de la pena máxima de tres años y un mes para Rogelio Lara Serrano.

Dictó la pena el lunes después que una mujer salvadoreña de 29 años atestiguó que Serrano Lara la violó en una casa en Brownsville que servía de escondite para el tráfico humano, dijo el martes el Departamento de Justicia.

Serrano Lara, 21 años y nativo de Matamoros, se declaró culpable en junio de transportar a inmigrantes ilegales en Estados Unidos. Su abogada, María Linda González, dijo que Serrano Lara rechaza la acusación de violación.

El mexicano enfrenta un cargo por ataque sexual agravado en un tribunal estatal para la supuesta violación.

Los inmigrantes ilegales le dijeron a los investigadores que Serrano Lara les robó su dinero una vez que llegaron a la casa. La salvadoreña declaró que fue violada después de que Serrano Lara amenazó con violar a su hija de 13 años de edad.

The Associated Press no suele identificar a las víctimas de ataque sexual.