La Rada Suprema, el Parlamento de Ucrania, rechazó hoy una enmienda para despenalizar el delito de abuso de poder, por el que la ex primera ministra y líder de la oposición ucraniana, Yulia Timoshenko, fue condenada a siete años de prisión.

La mayoría legislativa rechazó la propuesta de los diputados opositores de eliminar del código penal el artículo 365, que tipifica como delito y sanciona el abuso de poder o el excederse en el ejercicio de facultades.

A favor de la enmienda votaron sólo 147 diputados, cuando para su aprobación se necesitaba el respaldo de al menos 226 legisladores, informó el diario digital Korrespondent.net.

Declarada culpable de abuso de poder, Timoshenko fue sentenciada el pasado 11 de octubre a siete años de cárcel, a tres de inhabilitación y a pagar casi 200 millones de dólares al Estado en concepto de reparación.

La ex primera ministra fue acusada de excederse en sus atribuciones al aprobar a principios de 2009, estando al frente del Gobierno, un contrato de gas con la vecina Rusia, que según las actuales autoridades ucranianas es perjudicial para los intereses nacionales.

La semana pasada, el Servicio Estatal de Impuestos (SEI) de Ucrania anunció nuevos cargos contra Timoshenko, esta vez por ocultamiento de ingresos, apropiación indebida y evasión tributaria.

A Timoshenko se la acusa de ocultar ingresos en divisas por más de 165 millones de dólares, apropiación indebida de fondos públicos y evasión de impuestos por más de 47 millones de grivnas (unos 5,8 millones de dólares).

La ex primera ministra se ha declarado inocente de todos los cargos y ha denunciado que la persecución judicial en su contra tiene motivación política y ha sido orquestada por el presidente de Ucrania, Víctor Yanukóvich.

La Unión Europea, con la que Ucrania negocia un nuevo acuerdo de asociación y el establecimiento de una zona de libre comercio, se declaró "profundamente decepcionada" por la condena a Timoshenko,

Nada más conocerse la sentencia, la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, declaró que el juicio a Timoshenko "no respetó los estándares internacionales en lo referente a procesos legales justos, transparentes e independientes".