Un total de 149 personas han fallecido en la República Dominicana por causa del cólera, que llegó al país caribeño hace hoy un año procedente del vecino Haití, donde ha causado más de 6.500 muertes.

El ministro de Salud, Bautista Rojas Gómez, indicó en un comunicado que la cifra de casos sospechosos de la enfermedad se sitúa por debajo de los 20.000 frente a los 50.000 proyectados.

El funcionario explicó que organismos internacionales habían pronosticado que en el país se producirían alrededor de 50.000 casos de cólera confirmados y al menos 500 muertes en el primer año.

Sin embargo, apuntó que dichas cifras "han quedado muy debajo" y que al final de octubre los casos confirmados eran 8.100 y los fallecidos 149, según un comunicado de su cartera.

El Ministerio de Salud subrayó que "la concertación, el trabajo en equipo y las alianzas estratégicas han sido la clave para que la enfermedad haya tenido un menor impacto en casos y muertes en la población".

La cartera ponderó también el apoyo del Gobierno, que entregó más de 200 millones de pesos (5,1 millones de dólares) para el combate de la enfermedad, así como la participación activa de los organismos internacionales, de la de entidades locales y los medios de comunicación.

No obstante, aclaró que "el peligro aún no ha cesado en vista de que se espera que la enfermedad permanezca en la isla por varios años ante de su erradicación".

La bacteria del cólera se propagó hasta la República Dominicana en noviembre de 2010 procedente del fronterizo Haití, donde adquirió la categoría de epidemia con el fallecimiento de más de 6.500 personas.

El brote de cólera en Haití es atribuido, según varias fuentes, a un regimiento de fuerzas nepalíes integrantes de la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización del país (Minustah), que contaminó con sus heces un río de la región de Mirabalais, en el centro del país.