Europa parece estarse dirigiendo a una recesión, si es que no está ya inmersa en ella.

El crecimiento económico se ha detenido en el Viejo Continente, según estadísticas publicadas el martes. El estancamiento llega justo cuando Italia, Grecia y otras naciones necesitan crecer para librarse del grillete de la deuda.

La economía de la Unión Europea creció un miserable 0,2% en el tercer trimestre del año en comparación con el período previo, señaló la agencia de estadísticas de la UE. Se trata de la misma tasa de crecimiento del trimestre anterior, y es mucho más bajo que el 0,7% registrado en los primeros tres meses del año.

Y el panorama quizá sea todavía peor. Las estadísticas no incluyen a Italia y Grecia, dos naciones con los peores problemas de deuda; y la crisis de la deuda empeoró en octubre, el mes posterior al trimestre cuyos datos se divulgaron.

Ademas de disminuir los estándares de vida y dañar el mercado laboral en Europa, una recesión sería muy mala noticia para Estados Unidos, país que vende 20% de sus exportaciones a Europa, y para Asia.

Considerada como un todo, Europa tiene la economía más grande del mundo, produciendo 16,2 billones de dólares en bienes y servicios al año. Estados Unidos produjo 14,5 billones de dólares el año pasado; China, 5,9 billones.

Así que una afección económica en Europa erosiona la confianza en todo el mundo.

"La gente tiene incertidumbre", dijo Ferdinand Fichtner, del Instituto Alemán de Economía. "Esto es veneno para el crecimiento", agregó.

El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos Ben Bernanke dijo a inicios de este mes que "desafortunadamente no podemos desvincularnos de Europa. Las cosas que están sucediendo allá ciertamente nos afectan".

___

Los periodistas de la AP Christopher S. Rugaber en Washington y Melissa Eddy en Berlín contribuyeron a este reporte.