Los jugadores de la selección de Camerón se declararon en huelga y se negaron a viajar a Argelia para un partido amistoso, al asegurar que no se les había pagado dinero prometido por la federación nacional de fútbol.

El capitán Samuel Eto'o y sus compañeros dijeron que no viajarán de Marruecos a Argel para el partido del martes, tras quejarse por una semana de que la federación no había cumplido sus promesas de pagos regulares por sumarse al equipo nacional.

Al parecer, la disputa se centra en un pago de 30.000 dólares para cada jugador.

"Teniendo en cuenta la falta de una bonificación por presentación, algo que está instituido para cada congregación del equipo, considerando que el problema de los pagos ya había sido abordado claramente hace una semana y que no ha habido una solución ... los jugadores hemos decidido no hacer el viaje a Argel para participar en el partido amistoso contra Argelia el 15 de noviembre", dijeron los jugadores en un comunicado.

La Federación Argelina de Fútbol (FAF) canceló el partido y dijo que deplora la situación, que calificó de "inaceptable y antideportiva".

Añadió que la federación camerunesa le informó que sería "imposible" que Camerún viajase para el amistoso.

"Esta cancelación se debe a un problema administrativo interno del equipo de Camerún", dijo. "La FAF deplora esta situación inaceptable y antideportiva".

Un vocero de la federación camerunesa confirmó a la AP el martes que el partido había sido cancelado "porque los jugadores se negaron a jugar".

Junior Binyam dijo que se había pagado a los jugadores por los partidos en la Copa LG en Marruecos, que Camerún ganó el domingo, pero admitió que no se les habían pagado las bonificaciones usuales por concentraciones del equipo nacional.

Camerón — cuatro veces campeón africano — es dirigido por el técnico francés Denis Lavagne luego de no clasificarse para la Copa de Naciones de Africa del año próximo, lo que llevó a la salida del técnico español Javier Clemente el mes pasado.