Chris Bosh se conformó el martes con asistir como espectador a un partido de basquetbol universitario, y dijo que se siente extraño por no estar jugando la temporada de la NBA, debido al cierre patronal.

El alero del Heat de Miami señaló que aún no puede concebir lo que significaría la cancelación de toda la temporada, y se mostró optimista en que los jugadores y la NBA lleguen a un acuerdo.

De no alcanzarlo, existe una gran probabilidad de que el próximo partido significativo de basquetbol que Bosh juegue sea en los próximos Juegos Olímpicos, en Londres.

"Se siente un poco raro no jugar, porque siempre he jugado en noviembre", dijo Bosh poco después de llegar al partido entre Florida y Rutgers, acompañado de su esposa y de algunos amigos. "Me siento como fuera de lugar y todavía no asimilo esto. Pero creo que todos estamos al tanto de lo que podría ocurrir. No queremos que esto ocurra pero, ¿qué podemos hacer?"

Por ahora, sólo esperar.

Los jugadores de la NBA presentaron el martes un par de querellas antimonopolio contra la liga, una en Minnesota y otra en California. Varios jugadores de la liga figuran como denunciantes en ambos casos.