Un ex asistente del equipo de fútbol americano de la universidad Penn State asegura que sí intervino para frenar un abuso sexual contra un niño en las duchas del campus y que acudió a la policía para denunciar el hecho.

Las afirmaciones de Mike McQueary a un amigo, en un correo electrónico que consiguió The Associated Press, contradicen sus propias declaraciones citadas en el informe de un jurado de instrucción.

Según ese reporte, McQueary atestiguó el momento en que Jerry Sandusky, un ex asistente del entrenador del equipo, agredía sexualmente al niño.

Los comentarios de McQueary parecieron agravar la confusión en un escándalo que ha envuelto a la universidad y que derivó ya en el despido del histórico entrenador Joe Paterno, la destitución del rector Graham Spanier y la presentación de cargos de perjurio contra el director deportivo y contra un vicepresidente de la institución.

McQueary, ahora el entrenador de receptores del equipo, dijo a un amigo de Penn State que se cercioró de que cesara la agresión sexual ocurrida en las duchas en el 2002 y que acudió a la policía para denunciar el hecho. El amigo solicitó no ser identificado como condición para entregar el martes a la AP el correo que McQueary le había enviado el 8 de noviembre.

"Detuve eso (el abuso), no físicamente... pero sí me cercioré de que cesara cuando salí de aquellos vestuarios... hablé con la policía y con el funcionario encargado de la vigilancia en la universidad", dijo McQueary, quien ha sido suspendido y no estuvo presente en el partido del sábado, una derrota ante Nebraska.

Según el informe del jurado investigador, McQueary testificó que había hablado con su padre y luego con Paterno, antes de referir el asunto al director deportivo Tim Curley y al vicepresidente Gary Schultz, quien supervisaba la policía del campus.

Paterno no ha sido acusado de delito alguno. Curley y Schultz enfrentan cargos por no presentar la denuncia ante la policía pero sostienen que son inocentes.

Algunos consideran que McQueary no tomó las medidas adecuadas luego de atestiguar la agresión contra el niño por parte de Sandusky, quien era asistente de Paterno y habría abusado de ocho niños en un período de 15 años.