Un africano, ligado al grupo guerrillero FARC de Colombia, se declaró culpable de terrorismo el martes en Nueva York al admitir que se involucró en el narcotráfico con hombres que le dijeron que trabajaban para terroristas y que cometían secuestros.

Oumar Issa, de Mali, aceptó el cargo de asociación delictuosa para suministrar apoyo material a una organización terrorista extranjera.

El maliense le dijo a un magistrado que en el 2009 accedió a transportar drogas por el desierto del Sahara. Señaló que los hombres con los que colaboró le dijeron que trabajaban para las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y que habían participado en secuestros. Issa afirmó que nunca había oído de las FARC, consideradas terroristas por varios países, como Estados Unidos, Colombia y los integrantes de la Unión Europa.

No se estableció de inmediato la fecha para dictar sentencia. Issa ha aceptado que sea deportado una vez que purgue su condena, que podría ser de entre cinco y 15 años de prisión.