Los vuelos internacionales de Aerolíneas Argentinas comenzaron el lunes a operar con normalidad después de los trastornos generados por un paro del personal técnico al cual el gobierno denunció ante la justicia.

El secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, dijo el lunes al canal de noticias por cable C5N que las operaciones "se están recuperando con normalidad". En ese sentido, indicó que dos vuelos desde la capital argentina a México y Miami partirán en hora. Las salidas que no se concretaron el sábado y domingo desde Buenos Aires a Madrid, Barcelona, Roma, Miami, México, Bogotá, Caracas y Auckland fueron reprogramadas para el lunes.

Los problemas empezaron el viernes debido a una protesta de más de una docena de controladores aéreos, integrados en un gremio que a su vez responde a la Asociación de Personal Técnico Aeronáutico (APTA), que causaron la suspensión de algunas operaciones en el aeropuerto de Buenos Aires y en la estación internacional de Ezeiza, en las afueras de esta capital.

Los operadores de vuelos realizaron la protesta pese a que el Ministerio de Trabajo había dispuesto la conciliación obligatoria entre el gremio y la empresa estatal. La cancelación de vuelos en el aeropuerto de Ezeiza se hizo masiva durante el fin de semana cuando en medio de las críticas del gobierno a APTA, la propia presidenta Cristina Fernández ordenó la cancelación de distintas salidas a América, Europa y Australia.

Schiavi advirtió que el gobierno "no va a tolerar" más acciones sindicales como ésta. El domingo, el Ministerio de Trabajo anunció que reclamaría a la justicia que declare ilegal el "paro encubierto" de APTA, dirigida por el combativo sindicalista Ricardo Cirielli.

En tanto, la presidenta se dirigió el lunes a los sindicalistas al señalar en el acto de inauguración de una planta industrial que "deben comprender que no hay mejor manera para defender a los trabajadores que cuidar las fuentes de trabajo y asegurar más fuentes de trabajo para los hijos de los trabajadores".

Agregó que "muchas veces desde planteos pretendidamente ultradefensores de valores con los que todos estamos de acuerdo se termina siendo funcional a los intereses que no son los del país y terminan perjudicando a los sectores más vulnerables". La mandataria instó a los argentinos "a no boicotear la Argentina, a no boicotear lo ya logrado".

La protesta generó pérdidas por más de 20 millones de dólares a la compañía de bandera, según Schiavi.

El funcionario confirmó además que un decreto publicado este lunes y firmado por la presidenta Fernández establece que la actividad de los controladores aéreos queda bajo la órbita de la Fuerza Aérea con el fin de "ordenar el sistema" y "no tener que ser rehenes de nadie".

"El decreto plantea que la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), que depende del gobierno argentino, ha asignado la prestación del servicio del control aéreo... a la Fuerza Aérea", dijo Schiavi.

Agregó que el gobierno está mejorando la ANAC y obedeciendo así "las órdenes internacionales". Señaló que ese organismo se seguirá encargando de las tareas de control y regulación.

En 2009, el gobierno había tomado la medida inversa al pasar el control del tránsito aéreo de la órbita militar a la ANAC.

Schiavi indicó que el decreto "pone orden en el sistema del espacio aéreo y asigna la tarea específica de su control a la Fuerza Aérea (pero) con la potestad de controlar y fiscalizar por parte del Estado". Agregó que "la idea es no tener problemas en un tema muy específico que es el control del espacio aéreo".

En tanto, Cirielli calificó de falsa la acusación oficial de que encabezó un paro encubierto y afirmó que "hay aviones fuera de servicio por responsabilidad de la empresa, pues tienen los trenes de aterrizaje vencidos".

El gobierno pidió a la justicia la cancelación de la personería gremial de APTA por no haber cumplido la conciliación obligatoria. La presentación fue realizada por el Ministerio de Trabajo ante la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, informó la agencia oficial de noticias Telam.

Las autoridades de Aerolíneas, que fue nacionalizada en 2008, y los combativos gremios de la empresa mantienen periódicos enfrentamientos debido a los reclamos de los trabajadores de aumentos salariales y mejores condiciones técnicas de los aviones.