El secretario británico de Defensa Philip Hammond no descartó la posibilidad de usar misiles tierra-aire para la protección de Londres en los Juegos Olímpicos de 2012.

Hammond declaró el lunes ante el Parlamento que si las fuerzas armadas lo recomiendan, se podrían desplegar misiles tierra-aire.

La respuesta de Hammond se dio tras una pregunta de su predecesor Liam Fox, quien renunció al puesto el mes pasado.

Fox recordó que el uso de misiles tierra-aire empezó en Atlanta 1996 y le preguntó a Hammond que confirmara si habrá "un despliegue completo de defensa" para las justas en Londres.

"Se tomarán todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad y bienestar de los Juegos de Londres", dijo Hammond.

Se estima que miles de soldados británicos serán movilizados en las diferentes sedes de las competencias, luego que un análisis de la seguridad comprobó que las autoridades necesitarán duplicar la presencia de agentes.

Un cálculo inicial apuntaba a la presencia de 10.000 agentes, pero eso no alcanzaría y se cree que unos 6.000 soldados serán necesarios.

La seguridad olímpica ha sido un elemento de vital importancia y costoso para las justas desde el asesinato de 11 atletas y entrenadores israelíes en los Juegos de Munich 1972.