El presidente de EE.UU., Barack Obama, afirmó hoy que China "debe funcionar bajo las mismas normas que todos los demás", al considerar que, entre otras cosas, Pekín flexibiliza demasiado lentamente la cotización de su divisa.

En una rueda de prensa al término de la cumbre de la APEC, el presidente estadounidense afirmó que "a lo largo de toda la gama política" en EE.UU., hay "preocupación de que ahora mismo las reglas de juego no son iguales para todos".

"En lo que respecta a las prácticas económicas, una serie de cosas que China ha hecho perjudican no sólo a EE.UU., sino a los países de la región. El ejemplo más conocido es el de su divisa", explicó Obama.

Según consideró, el yuan cotiza aún entre un 20 y un 25 por ciento por debajo de su valor. Desde el año pasado, China ha permitido gradualmente la apreciación de su moneda, aunque a juicio de EE.UU. no lo suficientemente rápido.

"Entendemos que no puede hacerlo de la noche a la mañana pero debe hacerlo más rápidamente que hasta ahora", apuntó Obama, quien opinó que un yuan más fuerte "ayudaría también a su propia economía" en China.

El presidente estadounidense se reunió en un encuentro bilateral el sábado con su homólogo chino, Hu Jintao, al margen de la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC).

Buena parte de la reunión se dedicó a asuntos económicos, en especial la cotización de la divisa china, pero también a otras quejas estadounidenses sobre las prácticas de la República Popular, como la falta de acceso de las empresas internacionales a las licitaciones gubernamentales chinas o la protección de la propiedad intelectual.

Según ha indicado la Casa Blanca, en ese encuentro, Obama dejó claro a las autoridades chinas que las empresas estadounidenses se encuentran cada vez más exasperadas ante lo que perciben como competencia desleal.

En su rueda de prensa hoy, Obama indicó que EE.UU. "puede beneficiarse del comercio con China, yo quiero mantener una relación constante con el Gobierno chino, pero seguiré mostrándome firme acerca de que deben cumplir las mismas reglas que todo el mundo".

Durante su participación en la cumbre de la APEC clausurada hoy en Honolulu, el presidente estadounidense ha mostrado una línea más dura que hasta ahora con respecto a China.

El diálogo con Pekín, consideró Obama, ha arrojado resultados en asuntos como la imposición de sanciones el año pasado contra Irán y su programa nuclear, pero en el campo económico China "debe asumir sus responsabilidades".