La mayoría de los países miembros de la OCDE confirmaron en septiembre los signos de ralentización económica, según los últimos datos de los indicadores compuestos avanzados publicados hoy por la organización.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) precisó que sus indicadores muestran una inflexión aún más pronunciada de la ralentización que en meses anteriores.

La tendencia volvió a afectar además a las llamadas economías emergentes, como Brasil, China e India.

El indicador de septiembre para los 33 estados miembros bajó 4 décimas, hasta los 100,4 puntos, frente a los 100,8 del mes precedente y, por lo tanto, aún por encima del nivel de 100 que marca la media de largo plazo, según explicó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en un comunicado.

Este indicador -que mide por anticipado puntos de inflexión en el ciclo económico- mostró igualmente que en la zona del euro se dio un descenso de ocho décimas, pasando de los 99,94 puntos de agosto hasta los 99,13 de septiembre.

En el conjunto de los países del G7, que agrupa a los países más ricos del planeta, se experimentó según la OCDE un retroceso de cinco décimas, que dejó su indicador en 100,55 puntos, frente a los 101,07 del mes anterior.

La OCDE indicó que, respecto a los datos del mes precedente, los indicadores compuestos avanzados apuntan a una ralentización más pronunciada y destaca los casos de Japón, Rusia y Estados Unidos, donde se aprecian signos que confirman el parón en las tendencias a largo plazo.

La actividad económica cae por debajo de la tendencia a largo plazo en la zona del euro, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Reino Unido, Brasil, China e India.