El Líbano no retirará su embajador de Siria porque se opone a las sanciones que la Liga Árabe ha aprobado contra este país, aseguró el ministro de Exteriores libanés, Adnan Mansur, según publicó hoy la prensa local.

"No retiraremos al embajador del Líbano en Siria, Michel Jury, y no aceptamos las sanciones porque estamos en contra de aislar a un país árabe", dijo Mansur en una entrevista al periódico Al Yumhuriya.

El titular de Exteriores advirtió de que la inestabilidad en el país vecino "repercutirá de modo negativo en los estados de la región" y explicó que el Líbano apoya la aplicación de reformas en Siria porque se preocupa por su estabilidad.

Mansur agregó que su Gobierno ha mostrado buena disposición para cooperar con la Liga Árabe a la hora de resolver la crisis en Siria, donde los opositores al presidente Bachar al Asad se manifiestan en contra del régimen desde mediados del pasado mes de marzo y sufren una dura represión.

El pasado sábado, la Liga Árabe decidió suspender la participación de Siria hasta que no aplique el plan de paz que la organización panárabe elaboró para terminar con la crisis de violencia que sufre el país.

La decisión fue aprobada por 18 de los 22 miembros de ese organismo con el voto en contra del Líbano y el Yemen, y la abstención de Irak.

En declaraciones al diario L'Orient-Le Jour, Mansur dijo que "si Beirut hubiera aprobado la decisión de la Liga, que prevé sanciones económicas contra Siria, o si se hubiera abstenido como lo hizo Irak, Damasco habría cerrado inmediatamente sus fronteras con el país o al menos habría puesto impedimentos al tráfico".

En este sentido, el ministro recordó las largas filas de camiones en las fronteras comunes cuando las autoridades sirias decidieron intensificar los controles en busca de armas y las perturbaciones que esas medidas ocasionaron.

"Los países del Magreb y del Consejo de Cooperación del Golfo no tienen una frontera común de 330 kilómetros con Siria", agregó.