La Bolsa de Tokio cerró hoy al alza por la menor preocupación sobre la situación de la deuda italiana tras la aprobación este fin de semana del plan de austeridad y la dimisión de Silvio Berlusconi, sustituido al frente del Gobierno por Mario Monti.

El selectivo Nikkei subió 89,23 puntos, el 1,05 por ciento, y quedó en 8.603,70 puntos, mientras que el índice Topix, que agrupa a todos los valores de la primera sección, creció 6,72 puntos, el 0,92 por ciento, hasta 735,85 enteros.

De los 33 sectores que forman el parqué tokiota, el de las casas de valores lideró las ganancias seguido del metalúrgico y el de financiación al consumidor; el de transporte terrestre, el de servicios y el de comunicación fueron los únicos que perdieron terreno.

La dimisión del ya ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi y la entrada del nuevo Gobierno bajo el liderazgo del economista Mario Monti alimentó las expectativas del mercado sobre la mejora de la crisis de deuda italiana.

"La aprobación del paquete de medidas de austeridad avivó el optimismo sobre la posibilidad de que Italia no necesite ser recatada", aseguró Hiroichi Nishi, analista de SMBC Nikko, a la agencia local Kyodo.

La Bolsa de Tokio subió también por las mejora de las perspectivas económicas en EEUU, cuyos datos de confianza del consumidor de noviembre superaron las expectativas del mercado.

Las acciones de las financieras niponas fueron las que más se beneficiaron de la tregua en la crisis de la zona del euro, lo que se reflejó especialmente en Nomura Holdings, que aumentó un 5,8 por ciento, y Sumitomo Mitsui Financial Group, que se apreció un 2,2 por ciento.

El fabricante Olympus, en medio de un escándalo de pérdidas encubiertas, rompió su mala racha de diez sesiones consecutivas de pérdidas y creció un 17,4 por ciento, hasta su límite diario, ante los rumores de que finalmente podría no ser excluida del mercado, como en principio se especulaba.

También la papelera Daio Paper fue uno de los principales objetivos de los inversores y subió un 16,2 por ciento ante las informaciones de que tampoco será excluida del mercado a causa de una turbia operación de préstamos en la que estaría supuestamente involucrada.

El gigante nipón de la electrónica Sony se apreció un 1,4 por ciento después de que un grupo de inversores, entre los que se encuentra su filial estadounidense, acordaran adquirir la británica EMI Music.

En la primera sección ganaron terreno 1.059 valores, frente a 441 que bajaron y 148 que permanecieron invariables.

En total cambiaron de manos 1.414,34 millones de acciones, por debajo de los 1.663,91 millones del viernes.