La Bolsa de Seúl cerró hoy con un importante ascenso ante las expectativas de estabilización de Italia tras la marcha de Silvio Berlusconi y la llegada del nuevo primer ministro, el ex comisario europeo Mario Monti.

El índice referencial Kospi ganó 39,36 puntos, el 2,11 por ciento, hasta 1.902,81 unidades en una sesión en la que se movieron 4.620 millones de dólares, mientras el tecnológico Kosdaq avanzó 10,01 enteros, el 2 por ciento, hasta los 510,09 puntos.

Las fuertes ganancias del viernes en los mercados de valores estadounidenses por la mejora de la situación en la zona euro dieron alas a la Bolsa surcoreana, que además se mostró optimista sobre la subasta hoy de bonos del Gobierno italiano, que podría determinar la confianza del mercado en el nuevo mandatario.

Las principales corporaciones de Corea del Sur cerraron en positivo, como Samsung, valor de referencia del Kospi, que ganó un 1,32 por ciento.

En el sector tecnológicas también lograron importantes ganancias el fabricante de semiconductores Hynix, con un 3,48 por ciento, y LG Display, que se disparó un 6,48 por ciento por las expectativas de recuperación de los precios de chips.

En cuanto a las compañías automovilísticas, Hyundai Motor subió un 1,31 por ciento, mientras su filial Kia Motor se conformó con un ligero ascenso del 0,4 por ciento.

También experimentaron fuertes subidas las empresas siderúrgicas y de construcción, como Posco, principal acería del país, que vio crecer sus acciones un 4,62 por ciento, mientras Doosan Heavy Industries se expandió un 5,94 por ciento.

La moneda local ganó 3,5 unidades frente al dólar, que se intercambiaba en 1.123,2 wones al cierre de la sesión.