La Corte Suprema dijo el lunes que escuchará los argumentos sobre la reforma al sistema de atención de salud propuesta por el presidente Barack Obama, un caso que podría sacudir el panorama político mientras los votantes estadounidenses están a punto de decidir si Obama merece la reelección.

La decisión significa que los primeros argumentos se escucharían en marzo, lo que permitirá tiempo suficiente para una decisión a finales de junio, justo cuatro meses antes de las elecciones.

Esto sienta las bases para un nuevo enfrentamiento con los republicanos sobre principal logro de la Casa Blanca en política interna antes de las elecciones del próximo año.

El caso de la planeada reforma al sistema de salud estadounidense podría ser el tema más importante de la Corte Suprema desde la decisión de 5-4 en el caso Bush vs Gore hace casi 11 años. Esa decisión efectivamente selló la victoria electoral presidencial de George W. Bush en el 2000.

Los jueces anunciaron que destinarán cinco horas y media para la audiencia de argumentos, una sesión extraordinariamente larga, sobre la constitucionalidad de una disposición central de la ley y otras cuestiones relacionadas con ella.

La ley de 2010 se propone hacer extensivo el seguro de salud a más de 30 millones de personas en Estados Unidos mediante una expansión del seguro Medicaid — el programa gubernamental de asistencia médica para los pobres o discapacitados_, con el requisito de que los individuos compren seguro a partir de 2014 o paguen una multa.

"Estamos encantados de que el tribunal haya accedido a conocer este caso", dijo el portavoz de la Casa Blanca Dan Pfeiffer en un comunicado.

Los republicanos han dicho que los planes de Obama son inconstitucionales, desde antes de que Obama firmara la ley en marzo de 2010. Los tribunales federales de apelación, sin embargo, han estado divididos en su evaluación.

El líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, calificó la ley como "una expansión sin precedente e inconstitucional del gobierno federal en las vidas de todo estadounidense".

"Tanto en las encuestas públicas como en las urnas, los estadounidenses han rechazado el mandato de la ley de que deben comprar seguro de salud aprobado por el gobierno y espero que la Corte Suprema haga lo mismo", agregó.