La gobernadora de Nuevo México, Susana Martínez, visitó México el lunes para festejar el papel que desempeñó su bisabuelo como general revolucionario hace un siglo.

Martínez viajó al pueblo de Cuchillo Parado, por invitación del gobernador del estado de Chihuahua César Duarte para una ceremonia de conmemoración del alzamiento que encabezó Toribio Ortega el 14 de noviembre de 1910, en lo que algunos consideran fueron los primeros disparos de la Revolución Mexicana.

Ortega fue un general que combatió junto a Pancho Villa y otros.

Martínez dijo en una entrevista que Ortega fue el padre de su abuela paterna, quien falleció en 1934 a la edad de 31 años en El Paso.

La oficina de la gobernadora dijo que Duarte proveyó transporte para el viaje y Martínez iba a regresar a Nuevo México más tarde el lunes.

Un desfile y otros eventos estaban planeados, incluyendo un tributo a Ortega, de acuerdo con Darnell.

Durante la campaña electoral del año pasado, el hermano de Martínez reveló que Ortega era su bisabuelo. El gobernador dijo que su hermano le había hablado hacía más de 10 años acerca de un libro sobre Ortega.

Pero añadió: "Yo estaba muy ocupada y realmente no le presté atención".

Durante un encuentro reciente con Duarte, Martínez le dijo que su bisabuelo había nacido en Chihuaha en el pueblo de Cuchillo Parado. El le preguntó el nombre del hombre, y se sorprendió al saber que era Ortega.

Cuando los dos asistieron más adelante a una reunión de gobernadores de estados fronterizos, dijo Martínez, Duarte la presentó ante un grupo de 150 dignatarios como la bisnieta de Ortega.

"Ver las expresiones de los presentes fue sorprendente, porque ellos parecían saber exactamente de quién estaba hablando él ... la conexión fue asombrosa", dijo Martínez en una entrevista antes del viaje a México.